Rafael Álvarez "El Brujo"  
 




CRÍTICA DE TEATRO
Fernando Herrero

CERVANTINA DESDE LA PALABRA Y LA METÁFORA.

Vuelve El Brujo al Teatro Zorrilla. Vuelve una reflexión teatral sobre la dicotomía cervantina: Don Quijote y Sancho. La locura y la razón sencilla, aunque piense que algo de Quijote tenía Sancho. Conmemoración de ese gran escritor. Recuerdo la versión de Scaparno con Flotats y Echanove, los filmes, las canciones que varios ilustres compositores le han dedicado, las óperas, los ballets. Rafael hace su aportación, esa vuelta necesaria como reflexión personal sobre el ser español.

El actor, al que hemos visto tantas veces, se desdobla por una parte en textos ajenos, con personajes que hace suyos, por ejemplo ‘La taberna fantástica’, de Alfonso Sastre, por otra desde el monólogo, también muy personal desde un punto de partida literario que transforma en una labor artística a la vez cotidiana de relación con el espectador y brechtiana de distanciación, buscando una línea de expresión dialéctica. Tiene un gran poder de comunicación y un público fiel que le sigue.

En este homenaje cervantino, Rafael estructura su dramaturgia en varios niveles. Asume el Quijote desde el sueño, la metáfora, la palabra; es a la vez El Brujo y el Caballero de la Triste Figura. Desde esa asunción cuenta algunos episodios de la obra: Clavileño, los galeotes, el hacerle caballero en la Venta (castillo) con las mozas de partid o a las que llama Doña. Quijote culto y Quijote popular desde la figura de su padre. Relación con el presente con sus chistes políticos, siempre dentro de la seriedad, reflexión sobre el arte, el teatro, los clásicos, el Evangelio, el Santo Grial, reivindicando siempre la palabra. Casi dos horas ininterrumpidas, sin otro apoyo que la luz y una banda sonora que acompaña sus gestos. Como siempre, la palabra es matizada desde los tonos, de lo íntimo, lo épico, de lo emotivo a lo jocoso. Una rica expresión corporal, con juego de brazos espléndido, acompaña el relato. Enrique Cornejo le entregó como homenaje a su trayectoria teatral la placa que lucirá en la butaca número diez de la fila dos, y Rafael, galante, ofreció una rosa a la señorita que, en el lleno teatro, la ocupaba. Éxito total.

Texto e interpretación: Rafael Álvarez ‘El Brujo’.
Teatro Zorrilla - 5 de marzo